Puesto a…

SOÑAR. Sueño con tu risa.
DIVAGAR. Divago con nuestros sueños
IMAGINAR. Imagino mi vida sin vos y me doy cuenta que tengo poca imaginación.
DIVIDIR. Divido las restas mientras sumo las multiplicaciones.
EVADIR. Evado la soledad.
DIFUNDIR. Difundo mi amor y lo pongo en el juzgado de la razón y la razón me dicta la sentencia de que no hay razones para no amarte.
TARAREAR. Tarareo tu nombre en forma de canción de Bunbury, lo balanceo con mi lengua y lo estrujo en mi paladar.
ESCAPAR. Escapo de mi vida anterior y me interno definitiva y absolutamente en mi vida nueva en la que no hay rencores ni odios ni dolores ni penas.
INTUIR. Intuyo tu piel junto a la mía despellejando gallinas.
EMBALSAMAR. Embalsamo los sueños postergados y los dejo en algún cajón viejo de alguna mesa de luz ya inexistente.
CONFUNDIR. Confundo los tiempos y no sé si te conozco de otra vida o de ésta.
AMAR. Amo, te amo y te sigo amando.
CRECER. Crezco a tu lado y me hago un hombre mejor cada minuto.
DERROCHAR. Derrocho caricias, besos y abrazos en cada centímetro de tu piel.
RECORDAR. Recuerdo las piedras en el camino y como me embarullaron lo necesario como para llevarme a vos.
ANALIZAR. Analizo que no hay análisis posible en un sentimiento que no tiene raíces, ni propiedades físicas o químicas que digan que nuestros corazones no son compatibles.
HURGAR. Hurgo en mis recuerdos y mis recuerdos dicen que la mujer que siempre imaginé eras vos.
ENFRENTAR. Enfrento a la soledad invasora y mientras la invito un café, le doy por culo y la dejo hablando sola.
ESCRIBIR. Escribo intentando decir algo que ni sé si se entiende. Y es que TE AMO.
AGRADECER. Agradezco cada instante todos los segundos vividos en nuestra vida.
AMENAZAR. Amenazo al tipo que escribe esto y le digo que si te pierde sabrá, finalmente, que su vida no vale nada.
OIR. Oigo tu vos en cada paso que doy.
TOCAR. Toco un sueño antes intangible dándole la forma que mejor nos sienta.
OLER. Huelo el perfume de tu cuerpo en el mío como un tatuaje eterno.
SABOREAR. Saboreo el recuerdo de la mezcla de nuestras salivas.
VER. Veo que en los puertos de tus poros quiero encallar cada uno de los míos.
SUCUMBIR. Sucumbo a los pies de esta pasión que crece, crece y no deja de crecer.
ABDICAR. Abdico y entrego mi reino entero a este amor.
DEDICAR. Dedico cada una de mis palabras a toda la gente que tuvo, tiene o tendrá un amor como el nuestro.
DECRETAR. Decreto mi persona de tu pertenencia de manera absoluta.
DELATAR. Delato a mi sueños.
ACUSAR. Acuso a los mismos de tenencia y consumo extralimitado de amor.
SENTENCIAR. Sentencio a éstos a vivir en compañía de los tuyos por el resto de sus días de forma perpetua. Sin reducción de pena por buena conducta.

Y miles de verbos más, pero puesto a…
CELEBRAR. Celebro este fin de año y este año nuevo con un pan dulce colmado de frutas húmedas por nuestro sudor, garrapiñadas bañadas con nuestros anhelos, nueces de cáscaras rotas a fuerza de trompadas de amor y turrones de miel extraída de los panales de las abejas concebidas en nuestros deseos. 

¡FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS!

Fernando A. Narvaez