¡A vos!
Sí, a vos.
El que está leyendo.
A vos que estás tan cómoda en tu habitación frente a la pc.
¡No! No te des vuelta.
Te estamos mirando.
Pero no se te ocurra mirar a la ventana. Verás unos ojos amarillos de iris delgado que te observan al acecho.
Estamos controlando tus movimientos.
Todo lo que hagas será utilizado en tu contra y no quiero decirte lo que puede llegar a pasarte.
¡Tené cuidado! Al menor ruido serás esclavizado.
Ante el más insignificante movimiento serás sometida.
¿Te hacés pis? ¡Meate encima!
¡Qué nos importa!
Estamos ahí, somos las peores de tus pesadillas.
Somos como pulgas para los perros.
Las ladillas de la humanidad.
Las semillas de tu sandía.
Las langostas en los maizales de tu vientre.
¡No te des vuelta!
Hay una sola forma de evitar nuestros tormentos.
¿Cuál es?
¡Vos sabes muy bien cual es!
¡Ah! No sabés.
¡Te haces el gil!
Sos la desentendida de Internet…
¡Pensálo!
¡No te des vuelta, carajo!
No mires a tu perro y mucho menos a tu gato… trabajan para nosotros. Son inteligentes.
Ok… no digas que no te avisamos.
Seguiremos tras tus pasos.
¿Quiénes somos?
Somos los fantasmas del papel y queremos volver a ser usados.
Vos sabés lo que tenés que hacer.

Fernando A. Narvaez