Buscando un grito de guerra en el eco de mi garganta,
hallé la paz en el silencio de tu alma.

Fernando A. Narvaez