Para Jimena (compañera de Yenny)

La omnipotencia de la señora esquelética es inapelable. Ella gobierna su destino y el nuestro “a piacere”, un viejo concepto dice que: ”está tan segura de su victoria que te da una vida entera de ventaja”. Ella sólo tiene que poner el ojo, la bala hace el resto. Bala que no necesariamente tiene que ser tal.

En ocasiones va royendo las estructuras de su destinatario de manera lenta y espeluznante. Aunque siempre duele, cuando ataca así nos hace comprometer con la costumbre y nos duerme muy lentamente con un somnífero de procesiones en “cuadro por cuadro”

Pero en otras oportunidades ataca en un segundo vestida de accidente o paro cardíaco. Esto nos da además del sufrimiento natural, el factor sorpresa que nos deja inoperantes, estáticos, sin posibilidad de conocer destino alguno para salir corriendo.

Sea que ésta decida hacerse presente de una u otra manera, las víctimas reales somos las que quedamos; si bien suena a frase hecha, no encuentro otra manera de decirlo. A nosotros se nos generan los vacíos, nosotros nos quedamos sin un beso a la mañana. Yo fui quien se quedó sin el abrazo de mi viejo cuando la huesuda se lo llevo con ella hace 20 años. Posiblemente haya algo de egoísmo en todo esto pero ¿acaso ella no lo es? Coleccionista de almas nobles. Fijate que toda la basura del planeta sigue dando vuelta por estos lares, eso es por su egoísmo de querer sólo lo bueno para ella.

No te reproches demasiado tiempo el hecho de no haberle dicho tal o cual cosa a tu padre. La vida es demasiado corta para decir todo lo que se piensa. El silencio, en muchos casos, forma parte de la naturaleza humana; por no herir al otro nos callamos y dejamos en “stand by” el sentimiento que nos rebela.

Somos muchos los que estamos con vos y los que no nos movemos de tu lado. En silencio y a los gritos diciendo que te queremos con locura.

Fernando A. Narvaez

Pd: No acostumbro a pedirlos y no es una cuestión de ego, pero… si me ayudan, aunque sea con una sola palabra en los comentarios, quizás podamos hacer que Jime se sienta mejor. MIL GRACIAS