“Le grité al silencio y llené la ausencia con objetos absurdos. Pero fueron más fuertes que yo y al final terminé otra vez, sola, callada. Ausencia y silencio se enamoraron y mi piel áspera y helada fue la sábana en la cual sus suspiros quedaron.
salud y abrazon ! )

A cargo de Lucyfer en Romance, cabe aclarar que es un comentario que destruyó al post en cuanto a la calidad.

Aprovecho y los pongo al tanto de la creacíon del nuevo blog de Maldito Duende: Anhedonia, en él trataré de no triturar la poesía con mis intentos aberrantes. Espero su apoyo y sus comentarios.

Besos, salud y… ¡Qué vuelen los ángeles!

Fernando A. Narvaez